Noticias Literarias / Debates

PRESENTACIÓN DE MI NOVELA MÁLAGA




LA IDIOTEZ O EL INSOPORTABLE EGO DE UN ESCRITOR(PARA EL CASO ES LO MISMO)
“Iba a escribir una novela sobre Auschwitz, pero ya no quedan personajes libres: La bibliotecaria de Auschwitz, La bailarina de Auschwitz, El tatuador de Auschwitz, El farmacéutico de Auschwitz…”, provocó Arturo Pérez-Reverte por Twitter. El escritor español probó la misma letanía con los campos de Treblinka y Mauthausen, para concluir: “Qué difícil se está poniendo esto de la literatura”. La cuenta de Twitter del Museo de Auschwitz tomó el guante ante los comentarios que suscitó el autor: “La historia de Auschwitz es la historia del sufrimiento de 1,3 millones de personas. Su tweet parece de-sencadenar comentarios que tristemente se están convirtiendo en una burla irrespetuosa a la memoria de esas personas”. Retrucó el autor de El maestro de esgrima: “Mis tuits se burlan de lo mucho que, por modas literarias comerciales, se manosea un asunto que debería tratarse con más rigor y respeto”. Respuesta final del Museo: “Nos entristecen todos los tweets que convirtieron su crítica en una broma de mal gusto. Considerando su posición y sensibilidad literaria, simplemente hubiéramos deseado que hubiera alzado su voz en defensa de las víctimas al darse cuenta de todas esas triviales, irrespetuosas y dolorosas palabras”.



9 DE ENERO DE 2019


RICHARD FORD EN LA FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES 2018




Ver nota de Pagina 12 del domingo 6 de mayo de 2018: Hacer click acá. 


ESTE JUEVES 12 DE ABRIL DE 2018 EN ADROGUÉ.




PIGLIA (1946-2017) Y LA CARRERA CONTRA EL RELOJ

Cuando el gran escritor argentino supo que la enfermedad (esclerosis lateral amiotrófica)  se había acelerado y el final era una fecha cercana en el almanaque, decidió escribir a un ritmo de doce horas diarias, los siete días de la semana. Tal vez por eso que el dijo una vez: que la verdadera legitimidad siempre es póstuma.

Así concluyó una serie de libros que pronto verán la luz: Conversaciones con Juan José Saer, un libro de cuentos llamado Los casos del Comisario Croce, Escenas de la Novela Argentina, Cuentos Completos y Un día en la Vida. 
Creo que cualquier escritor hubiera hecho más o menos lo mismo de estar en una situación parecida: escribir, escribir y escribir.






ANTONIO DAL MASETTO.

El tano murió ayer, 2 de noviembre de 2015. Su literatura iluminó los días más oscuros de mi existencia. Uno no era igual después de leerlo. El tano murió ayer. Que en paz descanses.




SAMANTA SCHWEBLIN, EL FINAL DEL PREMIO JUAN RULFO Y LA POLÉMICA




Ya está, es historia pasada el Juan Rulfo. Por razones que no han trascendido (pero que tal vez tengan que ver con esas "historias" raras que se cuentan acerca de los grandes concursos literarios), los herederos de Juan Rulfo han decidido retirar el nombre del gran escritor mexicano para la próxima edición del concurso. Veremos Radio Francia Internacional cómo bautiza el célebre concurso.
En ésta, su última edición, la joven escritora argentina Samanta Schweblin con su cuento "Un Hombre sin suerte", se alzó con el importante premio - edición 2012.
Nació en Buenos Aires en 1978. En el 2001 obtuvo el primer premio del Fondo Nacional del concurso Nacional Haroldo Conti. En el año 2008 obtuvo el premio de Casa de las Américas por el libro Pájaros en  la Boca". Muchos de sus relatos han sido traducidos a varios idiomas. Actualmente reside en Alemania gracias a una beca recibida.
Organizado por Radio Francia Internacional, el Instituto de México, La Maison de L Amerique Latine de París, La Unión Latina y el Instituto Cervantes de París, el premio Juan Rulfo era, tal vez, el certámen de cuentos con mayor prestigio.
En esta oportunidad ofició como jurado entre otros escritores, el argentino Alan Pauls.
Destaco que las últimas tres ediciones también fueron ganadas por argentinos: Marcos Crotto, Gustavo Ripoll y el excelente narrador Mariano Pereyra Esteban (dejo aquí su magistral cuento: EL METRO LLANO), quienes a diferencia de Schweblin, no eran en su momento ni lo son hoy, escritores conocidos para el gran y mentiroso mundo de las editoriales.
Schweblin por estos días prepara su nuevo libro de cuentos el que incluirá el cuento ganador, "Un hombre sin Suerte".
Según mi visión, "Un hombre sin Suerte" es una buena narración en donde la autora logra mantener la tensión y la ambiguedad hasta el final, aunque adolece de una seria dificultad: no son verosímiles algunas situaciones, entre ellas,,nada más ni nada menos, la que hace al nudo del conflicto de la historia.

Debo decir también que Samanta Schweblin es una buena escritora, para otros, no para mí. Su literatura me resulta fría, distante, desprovista de emoción. Detrás de sus textos parece escucharse el ruido de una calibrada maquinaria, como el tic toc de un reloj suizo, que lo despoja de magia e intensidad a sus relatos.

Pero habrá que tomarme con pinzas, esta es la simple opinión de un escritor desconocido, anónimo, casi un no escritor.

Bueno, aquí podrán leer el cuento ganador: UN HOMBRE SIN SUERTE. Espero que a ustedes sí les guste.


Yo mientras tanto voy a aprovechar para releer otro cuento ganador del mismo premio pero a mediados de la década del 80', un argentino también: Daniel Moyano. Murió en el exilio, injustamente olvidado. Otro escritor, otra literatura, la que me realmente me conmueve: EL FALCÓN AZUL Y LA FLAUTA MARAVILLOSA-      





FESTIVAL BAN DEL POLICIAL NEGRO EN  BUENOS AIRES ENTRE EL 11 Y EL 17 DE JUNIO DE 2012.


Buenos Aires, ¡bendita ciudad de escritores inolvidables! Se desarrollará en ella en la semana que va del 11 al 17 de junio, la primera edición del festival de literatura del policial negro ¡BAN!, en homenaje al gran escritor argentino Osvaldo Soriano. La consigna del evento será: " Faltar va a ser un crimen". Es muy cierto, teniendo en cuenta los muchos y valiosos escritores que van a participar, no ir será un espantoso y sangriento crimen. Entre ellos estarán: Enrique Medina, Luisa Valenzuela, José Pablo Feinnman y Mempo Giardinelli. Además participarán sociólogos, forenses, criminólogos, comisarias y ex delincuentes. Hay promesa de jugosos debates y de interesantes exposiciones. 

El festival se llevará a cabo en dos sedes: Centro Cultural San Martín y Centro de Cultura de España, También habrá actividades en espacios urbanos como el jardín Botánico y la confitería Munich de la costanera sur. 
Una gran oportunidad para todos los que nos gusta la buena literatura. Y si se trata de literatura policial, no puedo evitar acordarme de la gran escritora norteamerica Patricia Highsmith (1921-2005) una de las maestras de este género.              


POLEMICA


Vargas Llosa Inaugura la 37ª Edición de La Feria del Libro de Buenos Aires.-



La encendió el director de la Biblioteca Nacional Horacio González, al decir que había sido un desgraciado error haber designado a Vargas Llosa para la apertura de la feria. Basó su posición en su fundamentalismo neoliberal y en el despreció con el que se había referido al actual gobierno argentino. Recuerdo que un reportaje calificó al proceso político comandado por Cristina Fernández como payasésco.

En verdad la polémica había empezado mucho antes en el ambiente literario argentino, desde el mismo momento que se supo la designación de la Cámara Argentina del Libro (CAL). Muchos escritores como Juan Pablo Feinmann, Ricardo Forster y Vicente Batista, habían manifestado su profundo malestar por la designación del escritor peruano para abrir la feria, convertido desde hace años en el vocero de los grupos multinacionales editoriales y mediáticos, de un supuesto liberalismo de sometimiento y depredación.

Comparto en general esta opinión, pero me veo en la obligación de resaltar lo siguiente. Ante todo el arte es libertad en estado puro, cualquier intento de cercenarla o restringirla es una acto temerario y despreciable. La misma mentalidad hubiera sido capaz de censurar también a Borges (de posiciones políticas de derecha, tanto que su elogio a la dictadura de Pinochet le valió en ese momento quedar descartado de un seguro premio nobel).

Sin embargo también es bueno dejar en claro ciertas cosas. Nada de lo que pasa en la Argentina es inocente o casual, mucho menos en un año electoral. Ubiquemos el contexto, el predio de la sociedad rural argentina, campo de juego de la famosa mesa de Enlace, férrea opositora a las políticas oficiales en materia de campo. Y entonces llegan las preguntas, molestas para algunos, difíciles de contestar para otros. “¿Por qué en un año electoral se modificó el hábito de convocar a un escritor argentino para inaugurar la feria? ¿Privó un criterio comercial editorialista aprovechando el reciente premio Nobel, o un mezquino criterio político? ¿Se querrá utilizar a la feria del libro como una campana de resonancia de posiciones políticas contrarias al gobierno? ¿Quién está detrás de la Cámara del Libro, si es que hay alguien detrás de ella?

Interrogantes que quedarán flotando mucho después que se cierre la feria.

Por mi parte creo que Vargas Llosa fue un gran escritor en su momento (me impactaron mucho sus primeros libros como La ciudad y los perros) que con el tiempo se fue convirtiendo en un gestor de novelas menores. Sin duda, estoy convencido que su actual literatura está sobrevaluada por las grandes editoriales.

A Vargas Llosa debiera permitírsele decir lo que tenga que decir, que diga lo que se le cante, tanto en materia literario, como política. En muchos provocará admiración y en otros indiferencia. Yo sin dudas voy a estar en este último grupo.



Debates


Max Brod : Benefactor o Traidor?
"Todo lo que se encuentre al morir yo (en cajones de libros, en armarios, en el escritorio, ya sea en mi casa o en la oficina o en cualquier otro lugar en que se te ocurra que pudiera haber papeles), me refiero a diarios, manuscritos, cartas, ya sean ajenas o propias, esbozos y toda cosa de este género, debe ser quemado sin leerse; también todos los escritos o notas que tú u otros tengan en su poder deben seguir el mismo camino; en cuanto a los que otras personas posean tendrás que reclamárselos en mi nombre. Si no quieren devolverte cartas mías, por lo menos procura que te prometan que han de quemarlas.”

Frank Kafka

Esta es una de las notas póstumas que Kafka le dejó a su fiel amigo Max Brod para que no quedé rastro de su obra desconocida hasta ese momento. De haber obedecido hubieran terminado en el fuego obras como El Proceso y El Castillo, entre otros.

No sólo los publicó desobedeciendo a su amigo, si no que metió mano en ellas, las alteró, los cambio a su antojo. El sujeto cometió una verdadera porquería.

La gran pregunta es por que esa destrucción no la llevó adelante él y se la encomendó a su amigo. ¿Acaso era una forma de ponerlo a prueba?

Y si fue así, Brod no superó la prueba. El bendito dilema de si los medios justifican a los fines se expone con crudeza en este episodio. Yo que siempre tengo más preguntas que respuesta me interrogó:¿Cuál era el fin de Brod al traicionar a Kafka? Pensaba en su provecho personal, en el rédito que podía sacarle a esa jugada o en el beneficio que proporcionaría a la humanidad publicando esas obras. Aún en el último caso, el dilema ético sigue intacto. ¿Se puede traicionar a un amigo? Aún peor, ¿Se puede dejar de cumplir su última voluntad?

Brox ensayó su descargo:

“No le agradezco el que me haya colocado en este conflicto de conciencia que tenía que haber previsto, pues Kafka conocía la veneración fanática que yo tenía por cada una de sus palabras y que en los veinte afios de nuestra amistad nunca turbada me impidió tirar ni la menor nota, ni una simple tarjeta postal suya. ¡Por lo demás, es menester no interpretar mal las palabras: "No le agradezco"! ¡Qué puede importar un conflicto de conciencia, por gravoso que sea, frente a la dicha infinita de que soy deudor a mi amigo, que fue el verdadero sostén de toda mi existencia espiritual”

A mí particularmente el nombre de Max Brod me lleva a asociarlo con otro: Judas. Y en mi concepción, los traidores han sido siempre seres despreciables que deberían ocupar el último rincón del infierno. Y al mismo tiempo y de manera contradictoria ese nombre me lleva a decirle a ese miserable traidor, ¡“Señor Brod, bendito seas entre todos los hombres y gracias por habernos permitido conocer tan monumental literatura!.

Claudio Miranda